jueves, 9 de septiembre de 2010

Historia del callejón


Caminaba tranquila por un callejón extraño; ese día mi auto se averió y me tocó irme caminando hasta la casa... Realmente no me molesta, me encanta deleitar la vista de los hombres con mi esbelta figura.

A pesar de que el clima estaba fresco, mi cuerpo iba calentándose a gran velocidad, ese camino parecía no tener final.

Ya faltando un poquito para salir del callejón, empezó a llover fuertemente... y en eso se apareció un hombre con un paraguas ofreciéndome guarida...

No me imaginaba que un angelito así me saldría en aquel lugar. No se veía nada mal, era el prototipo de hombre que anhelaba toda mujer. 

Traía sobre el una chaqueta en gamuza y un delicioso perfume que le añadía personalidad, lo que provocó que me pegara mas de la cuenta a su increíble figura.

Con una voz lujuriosa me preguntó que hacia donde iba, y le respondí que a donde el quisiera...

Sonrió y tiró el paraguas al suelo... Me llevó hasta una esquina oscura del callejón, donde inmediatamente sus manos húmedas y suaves se introdujeron dentro de mi vestido... allí nos conocimos, allí nuestros cuerpos tuvieron un repentino pero delicioso contacto...


A pesar de la lluvia yo estaba quemándome por dentro, nunca había vivido algo parecido en mi vida, algo tan agresivo y excitante.

Su boca saboreaba cada parte de mi cuerpo, parecía un niño hambriento, en mi piel parecía que disfrutaba de su alimento predilecto.

Mientras sus manos y su boca recorrían todo mi cuerpo, yo solo podía disfrutar el momento, cerraba mis ojos y deseaba con todas mis fuerzas que no terminara aquel magno evento. 

Tuvimos sexo loco en aquel callejón, pero a mi me pareció el sexo mas cuerdo de mi vida.

Era apasionado, aventurero, sin tabúes, disfrutó de todas las atracciones que mi cuerpo le brindó aquella noche.


Fue el momento mas erótico de mi vida... el parecía que tuviera la fuerza y el vigor varonil de mil hombres dentro de el. Sentí todo su placer, todo su fuego, todo su gran potencial dentro de mí por un largo rato.

Las gotas de placer y los sudores del deseo recorrían nuestra piel y jugaban con la lluvia en aquel oscuro callejón que parecía ser solo nuestro.

Si no hubiese llovido, juraría que el piso estaba así de mojado por todo el deseo que se desató aquella noche en ese lugar.

Luego de amarnos encarecidamente nos quedamos un rato mas, aprovechamos para disfrutar de ardientes besos y suaves caricias de esas que te dejan sin aliento. Esa noche juramos que cada vez que lloviera nos volveríamos a encontrar en el mismo lugar, en aquel oscuro callejón.

Durante esa semana completa llovió todas las noches, la naturaleza estaba de nuestro lado, la lluvia quería seguir siendo testigo de que bajo la luna todavía hay personas que disfrutan de la noche, viviendo noches locas llenas de pasión y dándose mutuamente esas mil y una noche de placer que todos andamos buscando.

Noches de fuego y noches de pasión fueron las que vivimos juntos en ese oscuro callejón.

3 comentarios:

Yselan Lupo dijo...

excelente historia... hot, hot, hot; se sintio la pasion de ese encuentro en el callejon y que emocionante que fue bajo la lluvia.

Josenismer dijo...

Wow, cuando leo tus historias las imagino y hasta me hacen sentir lo que dicen... Increíble manita el arte que tienes para escribir cosas que te hacen vivirlas con solo leerlas. COMO SIEMPRE TE HE DICHO ERES MI ESCRITORA FAVORITA. Muaaaaak

Gsu_imoz dijo...

wao! te pasas, buena buenaXD tela vives de verdad con cada palabra ;) XD felicidades te ganaste un seguidor mas :P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...